Respuesta a: Foro 5

#1377
jon.nla
Participante
En el mismo sentido que otras compañeras que han participado en este foro, también opino que la sociedad no es consciente de las desigualdades de género presentes en el mundo financiero. Así como tampoco son conscientes, tal vez, las personas que integran el sistema financiero. Las desigualdades son estructurales, y muchos casos de discriminación vistos en este módulo no se deben a una política de cada banco, de no ofrecer servicios a personas por ser mujeres. Simplemente, la violencia estructural contra las mujeres hace que cada persona que participa en el sistema financiero, las vea con ciertos prejuicios. Tal y como hemos visto en el caso de Chile o del estudio de SETEM en el País Vasco. Y es que estas violencias están ocultas, naturalizadas e interiorizadas como normales por nuestra sociedad. Por eso es básico que las iniciativas de finanzas éticas se cuestionen permanentemente sus prácticas, en todos los lugares en que desarrolla su actividad. Es imprescindible que cada persona que trabaja en el sistema de las finanzas éticas se forme sobre esta cuestión, y sea consciente de la manera en que se perpetúan estas violencias y desigualdades, para no reproducirlas. Impulsar grupos de mujeres dentro de las entidades éticas, también incluso grupos de hombres que trabajen esta cuestión, formaciones, mecanismos de evaluación, planes proequidad de género... son algunas acciones que me parecen imprescindibles. La banca ética llega para rescatar la función social del dinero, y esta no puede existir si de verdad no tiene en cuenta el contexto de violencias contra las mujeres. #1377