Respuesta a: Foro 1

#1361
Yamile
Participante
En nuestras sociedades de la actualidad, el dinero ocupa un lugar de extrema preponderancia. Así, el dinero se ha posicionado como uno de los principales objetivos a conseguir (si no es el único), en una interminable carrera por poseerlo y acumularlo. Sin duda, la cultura consumista motivada por el sistema económico imperante, ha contribuido en gran manera con esto, maximizando así, una de sus funciones principales como medio de acumulación, dejando de lado la razón de ser fundamental del dinero como medio de cambio. Por otro lado, las diferentes formas alternativas o complementarias del dinero, especialmente las monedas sociales, juegan un papel importante y poco visibilizado en la dinamización de las economías locales, frente al uso (y abuso) desmedido del dinero como unidad de acumulación con el consecuente efecto de concentración en los grandes centros financieros del mundo y por ende, en manos de pocos. En este sentido, el uso de monedas sociales representa una solución factible y viable para la dinamización de las economías; su desventaja probablemente está centrada en la desconfianza que podría generar su uso, básicamente frente a la desconfianza del sistema. Por el lado de la riqueza, puedo señalar enfáticamente que el dinero no representa de ninguna manera el nivel de riqueza de una persona o una sociedad. Está demostrado que las grandes cantidades de dinero no proporcionan bienestar y este concepto excede la posesión de bienes materiales o dinero en sí mismo. Por ahora, en esta sociedad guiada por un estilo de vida consumista y materialista, creo que la acumulación del dinero separa a los ricos y pobres e impone las reglas del juego en todos los ámbitos de la sociedad. #1361